BENEFICIO DE AUDITORÍA - FIRMEZA DE DECLARACIÓN TRIBUTARIA

DIAN 060889 DE JULIO 19 DE 2006

Señor
LUIS SALOMÓN ROSERO T.
Santiago de Cali- Valle

TEMA: PROCEDIMIENTO TRIBUTARIO
DESCRIPTORES: BENEFICIO DE AUDITORIA
FIRMEZA DE LA DECLARACIÓN TRIBUTARIA
FUENTES FORMALES: ESTATUTO TRIBUTARIO, ART. 689-1

 


Damos respuesta a su consulta de la referencia, en la cual pregunta, con fundamento en el parágrafo 3° del artículo 689-1 del Estatuto Tributarlo, si ¿cuando una declaración que cumple con los requisitos para la firmeza, para los 6 meses, se corrige en el plazo de un año, quedara en firme en ese término?; si se corrige dentro de los 18 meses, su firmeza será al año y medio?; y si se corrige después, quedará en firme como cualquier otra declaración a los dos años?

 

La Ley 863 de 2003 que modificó el artículo 689-1 del Estatuto Tributarlo, Indicó que "El beneficio complementado en este artículo será aplicable igualmente por los años gravabas de 2004 a 2006.," por lo cual el beneficio procede para estos años gravables en los términos establecidos en el artículo 689-1 teniendo en cuenta las modificaciones introducidas por la Ley 863, que consisten en limitar el beneficio de auditoria al impuesto sobre la renta y complementarios y en determinar la reducción del término de firmeza en función del porcentaje de incremento del impuesto neto de renta en relación con el del año gravable inmediatamente anterior.


De acuerdo con lo anterior, el artículo 689-1 del Estatuto, estableció un beneficio tributario consistente en disminuir el término de firmeza de las declaraciones de renta y complementarios previsto en el artículo 714 del Estatuto Tributario, para aquellos contribuyentes que incrementen su impuesto neto de renta del período con relación al año gravable inmediatamente anterior. El término de firmeza varía según el porcentaje de incremento realizado.


Específicamente el inciso 3° del parágrafo 3° del artículo 689-1, establece:


“Si el incremento del impuesto neto de renta es al menos cuatro (4) veces la inflación causada en el respectivo ano gravable, en relación con el impuesto neto de renta del año inmediatamente anterior, la declaración de renta quedará en firme si dentro de los seis (6) meses siguientes a la fecha de su presentación no se hubiera notificado emplazamiento para corregir, siempre que la declaración sea debidamente presentada en forma oportuna y el pago se realice en los plazos que para tal efecto fije el Gobierno Nacional.”


Obsérvese, como la ley establece categóricamente, que si el incremento del impuesto neto de renta es de por lo menos cuatro (4) veces la inflación, procede el beneficio de auditoría, condicionado exclusivamente a que dentro de los seis (6) meses siguientes a la fecha de presentación de la declaración, no se notifique emplazamiento para corregir y a que su presentación y pago se haga en debida forma dentro de los plazos señalados por el Gobierno Nacional.


Al respecto es pertinente recordar que de acuerdo con la doctrina reiterada de este Despacho, avalada por el Honorable Consejo de Estado, al quedar en firme una declaración tributaria, no es modificable por parte del contribuyente, ni por parte de la Administración (Sentencias 14773 del 6 de octubre de 2005 y 12949 del 10 de febrero de 2003). En este sentido, se dijo en el Concepto Nro. 051022 del 29 de julio de 2005:


'Por lo tanto, en lo que respecta a la oportunidad en que ha de corregirse una declaración amparada por el beneficio de auditoria, es claro para este Despacho, tal como lo manifestó en el Concepto No. 13739 del 14 de septiembre de 1999, que el término especial previsto en el caso del beneficio de auditoría no obsta para ejercicio del derecho de corrección de las declaraciones, siempre y cuando la corrección se realice dentro del mismo término especial y no se modifiquen los supuestos legales para la procedencia del aludido beneficio.

El Honorable Consejo de Estado en varios pronunciamientos, entre ellos, la Sentencia No. 12949 del 10 de febrero de 2003, M.P. Juan Ángel Palacio Hincapié, ha señalado que la corrección a la cual nos referimos, sólo es procedente dentro de los términos especiales de firmeza arriba mencionados:

“(…)


No debe confundirse el término de firmeza con la firmeza misma, pues mientras corra el término de firmeza si es posible que tanto la administración como los contribuyentes realizan actos tendientes a determinar correctamente la obligación tributaria, lo que incluye el ejercicio de la facultad de corrección, mientras que una vez ocurrida la firmeza, el impuesto se vuelva incontrovertible e inmodificable tanto para una parte como para la otra, pues la firmeza es oponible a ambas partes.”


También se establece en la misma sentencia que si una declaración se encuentra en firme, por haberse acogido al beneficio de auditoria, no puede ser modificada por la administración ni por el contribuyente, no siendo aceptable tampoco la pretensión de la renuncia al beneficio, pues ya el término para ese efecto también ha precluido.” (subrayado fuera de texto).

 

Atentamente,
Dennys Gutiérrez Gutiérrez
Jefe División de Normativa y Doctrina Tributaria(A)

 

 


 

Doctrina DIAN: