DERECHOS DEL SOCIO INDUSTRIAL Y DERECHOS SI AL TIEMPO ES TRABAJADOR

Oficio SUPERSOCIEDADES 220-183719 Del 27 de Diciembre de 2012

 

Ref.: Radicación 2012- 01- 311752

Derechos del socio Industrial y derechos si al tiempo es trabajador.

 

Aviso recibo del escrito en referencia, a través del cual pone de presente que le ofrecen participar en una fundación como socio industrial, bajo el entendido que es la persona que proporciona conocimiento y experticio en la empresa y que tiene derecho a un porcentaje de la utilidad de la misma, previamente establecido en los estatutos, por lo que la primera pregunta es si esto es correcto, luego de lo cual formula las siguientes preguntas:

 

“1.- Como Socio Industrial puedo ser empleado de esa empresa?

2.- Si soy empleado, hay algún límite para el sueldo?

3.- Si soy empleado no tengo derecho a cesantías, etc.?

4.- Al ser socio no puedo ser despedido por la empresa?”.

 

Sea lo primero precisarle que la situación planteada escapa a la orbita de la competencia asignada por el legislador a esta Entidad, la cual se circunscribe al ejercicio de las atribuciones de inspección, vigilancia y control, en los términos de los artículos 83, 84, modificado parcialmente por el Decreto 19 de 2012, y 85 de la Ley 222 de 1995, modificado parcialmente por la Ley 1429 de 2010, sobre las sociedades comerciales, por lo que situaciones que involucren a entidades sin animo de lucro, como es el caso de las fundaciones, no son del resorte de esta Superintendencia.

 

No obstante lo anterior, sin perjuicio que la normativa que regula la constitución y funcionamiento de las entidades sin ánimo de lucro regule otra cosa, a continuación se transcriben apartes de algunos pronunciamientos que sobre el tema del socio industrial ha expedido la Entidad desde la perspectiva del derecho societario, es decir, obedece al análisis de la preceptiva contenida en el

 

Ordenamiento Mercantil (Ver, entre otros, arts. 137, 138 y 139 del Código de Comercio).

 

Con relación a su apreciación según la cual el socio industrial es la persona que proporciona conocimiento y experticio en la empresa y que tiene derecho a un porcentaje de la utilidad de la misma, previamente establecido en los estatutos, es cierta, asunto sobre el cual la Entidad, mediante Oficio 220- 006369 de 7 de febrero de 2007, expresó. “(….) …. de la mencionada preceptiva debe aclararse que cualquiera que sea la modalidad del aporte en industria, esto es, con o sin estimación de valor, éste debe encontrarse previsto en el contrato social, pero cuando el aporte de industria pretenda liberar acciones, además de que el valor debe estar previamente contemplado estatutariamente, debe tenerse presente que el derecho o condiciones para redimir acciones no pueden ser desconocidas ni modificadas sin el consentimiento expreso del socio industrial.

 

En ese orden de ideas, en la medida en que el socio industrial bajo la modalidad de “aporte con estimación en valor”, vaya cumpliendo su obligación, la sociedad deberá liberar el número de acciones que de acuerdo con la suma pactada estatutariamente corresponda, momento en el cual será obligación de la sociedad hacer la entrega del título de acciones de capital respectivo”. (Destacados fuera de texto).

 

Para responder afirmativamente el primer interrogante, se precisan apartes del Oficio 220- 83530 de 30 de diciembre de 2003, oportunidad en la que se hizo referencia a los derechos del socio industrial en los siguientes términos “(….) En efecto, de acuerdo con las disposiciones generales que el Código de Comercio establece para todos los tipos societarios y atendiendo particularmente el precepto contenido en el inciso segundo del artículo 137 ibídem, los derechos del socio industrial son a) Asistir a las reuniones del máximo órgano social con voz, pero sin voto; b) Participar en las utilidades sociales en la proporción expresada en el contrato y a falta de estipulación, una participación equivalente a la del mayor aporte de capital, según el parágrafo del artículo 150 ídem; c) Podrá administrar la sociedad, y en caso de retiro o liquidación de la misma, participará en la distribución de las utilidades, reservas y valorizaciones patrimoniales, producidas durante el tiempo que estuvo asociado. De producirse pérdidas, el socio industrial no recibirá retribución en el respectivo ejercicio (….)”. (Destacados fuera de texto), de donde se colige que si al socio industrial lo cobija la posibilidad de desempeñarse como administrador de la empresa, también puede ocupar otro cargo que lo vincule laboralmente con la misma, sin que éste último se confunda con la prestación de los servicios a los que está obligado en su condición de socio industrial.

 

Así las cosas, si bien pueden coexistir dos relaciones jurídicas diferentes, su condición de trabajador, de acuerdo con el contrato de trabajo que se suscriba, le proporciona todas las prestaciones y derechos que esa calidad le otorga, tema que ha sido también objeto de análisis, en los siguientes términos:

 

“ (….)

V - APORTES

1. APORTE DEL SOCIO INDUSTRIAL

 

CUANDO EL TRABAJO SE PRESTA POR EL SOCIO INDUSTRIAL EN RAZON DEL CONTRATO DE SOCIEDAD, NO HAY LUGAR AL RECONOCIMIENTO Y PAGO DE LAS PRESTACIONES SOCIALES QUE SE DESPRENDEN DEL CONTRATO DE TRABAJO.

 

Conforme a los artículos 137 y siguientes del Código de Comercio, la industria o trabajo personal puede ser objeto de aporte a una sociedad, lo que origina una relación jurídica entre ésta y quien efectúa tal aporte, llamado socio industrial, en virtud de la cual surge para éste la obligación de realizar el trabajo o industria aportado y correlativamente los derechos señalados en la ley.

 

Uno de tales derechos, y como contraprestación de carácter económico, es el de participar en las utilidades sociales en la proporción que se haya estipulado en el contrato social, y a falta de estipulación, con una "participación" equivalente a la del mayor aporte de capital, conforme al parágrafo del artículo 150 del Código de Comercio, participaciones éstas que deben ser objeto de apropiación forzosa, entre otras razones porque las mismas no pueden quedar sujetas a las determinaciones que la junta de socios decida adoptar en materia de reparto de utilidades, en razón a que precisamente el artículo 137 nombrado es claro al consagrar que los derechos estipulados en favor del socio industrial no pueden modificarse, desconocerse, ni mucho menos abolirse, sin su consentimiento expreso.

 

Por otra parte, de acuerdo al artículo 22 del Código Sustantivo del Trabajo, "Contrato de trabajo es aquél por el cual una persona natural se obliga a prestar un servicio personal a otra persona natural o jurídica, bajo la continuada dependencia o subordinación de la segunda y mediante remuneración", donde la persona que presta el servicio se denomina trabajador, mientras que quien lo recibe y remunera, patrono, y la remuneración, cualquiera sea su forma, salario".

 

Ahora bien, las prestaciones sociales constituyen el conjunto de derechos beneficios o garantías consagrados en favor de los trabajadores, o de sus beneficiarios" por el hecho de prestar a alguien un servicio personal subordinado, que está a cargo de los patrones respectivos y que por lo mismo tiene su base en el contrato de trabajo."

 

Una de tales prestaciones es el auxilio de cesantía, que está consagrado en nuestro Código Sustantivo del Trabajo en el artículo 249, según el cual. "Todo patrono está obligado a pagar a sus trabajadores, al terminar el contrato de trabajo, como auxilio de cesantías, un mes de salario por cada año de servicio, y proporcionalmente por fracciones de año", concepto éste del que se infiere que dicho auxilio se causa principalmente al terminar el contrato de trabajo, siendo claro entonces que es dicho contrato la causa del auxilio referido.

 

Formulados estos breves comentarios, se puede entender que un socio de una compañía mercantil puede indudablemente prestar sus servicios personales a la sociedad, pero tal circunstancia puede suceder en virtud de relaciones jurídicas distintas, y según sea ella, se derivan o no determinados derechos.

 

Es así como dichos servicios pueden originarse en la relación sociedad socio industrial, caso en el cual dicha relación se sustenta en el contrato de sociedad que es el que genera las obligaciones y los derechos previstos en la ley para el socio industrial, o también puede generarse en la relación sociedad trabajador, la cual tiene su origen en el contrato de trabajo que da lugar para el socio al ejercicio de los derechos propios de esta relación contractual.

 

Así las cosas, cuando el trabajo prestado por el socio industrial a la sociedad, lo es en razón del contrato de sociedad por constituir aquél, precisamente su aporte, no hay lugar al reconocimiento y pago de las prestaciones sociales que se desprenden del contrato de trabajo, entre ellas, las cesantías, por no ser éste el que dio origen a la obligación de prestar el trabajo referido.

 

No obstante, puede darse el caso de que un socio esté obligado a prestar diferentes servicios a la compañía, sustentando ello en las dos relaciones comentadas como cuando, por ejemplo, se compromete como aporte de industria a prestar determinados servicios técnicos o científicos y posteriormente se le encarga el cumplimiento de otras funciones no comprendidas en aquéllos, configurándose respecto de esta última los elementos propios del contrato de trabajo y en virtud de ello, los derechos a que éste da lugar, mientras que en relación con los servicios atinentes a su aporte, se originarían solamente los derechos propios de un socio industrial.” (Negrilla nuestra - Oficio SL- 10914 de 2 de junio de 1989, publicado en el libro de Doctrinas y Conceptos Jurídicos 1995, Pág. 95 y ss.).

 

La argumentación transcrita permite colegir que la relación trabajador- sociedad se encuentra regulada en su integridad por el Código Sustantivo de Trabajo, Ordenamiento que, si bien su interpretación y aplicación no es del resorte de esta Entidad, no prevé un monto de salario determinado, por tanto ello corresponderá a la sociedad como patrono fijar la remuneración conforme a las política internas de la empresa; en segundo lugar, como quedó expuesto, las cesantías es un derecho del trabajador luego de terminar el contrato de trabajo o proporcionalmente por fracción de año de vinculación laboral y, por último, las causales de despido serán las previstas en la ley, pero en tal evento, si bien la sociedad puede despedir a cualquier trabajador conforme a la ley, tratándose de un socio industrial con vinculo laboral, el despido como trabajador de la empresa no significa la perdida de la condición de socio industrial.

 

En los anteriores términos se ha dado respuesta a su escrito, no sin antes manifestarle que los efectos son contemplados en el artículo 28 del Código de Procedimiento Administrativo y de lo Contencioso Administrativo.

 

Para mayor información e ilustración sobre temas societarios, se sugiere consultar la página de Internet de la Entidad (www.supersociedades.gov.co) o examinar los libros de Doctrinas y Conceptos Jurídicos y Contables publicados por la Entidad.
 
 

Super - Sociedades: