ES VIABLE QUE UNA SOCIEDAD SUBORDINADA SUSCRIBA UN CONTRATO DE USUFRUCTO CON LOS ACCIONISTAS DE LA SOCIEDAD CONTROLANTE, PARA OBTENER ÚNICAMENTE BENEFICIOS ECONÓMICOS

 

OFICIO SUPERSOCIEDADES 220-125558 DEL 12 DE AGOSTO DE 2014

ASUNTO: ES VIABLE QUE UNA SOCIEDAD SUBORDINADA SUSCRIBA UN CONTRATO DE USUFRUCTO CON LOS ACCIONISTAS DE LA SOCIEDAD CONTROLANTE, PARA OBTENER ÚNICAMENTE BENEFICIOS ECONÓMICOS.

Me refiero a su comunicación radicada con el número 2014-01-293856, mediante la cual consulta si a la luz del artículo 262 del Código de Comercio que prohíbe a las sociedades subordinadas tener a ningún título acciones en la sociedades que las dirijan o controlen, es viable que una sociedad subordinada reciba de sus accionistas, a título de usufructo y solamente para el ejercicio de derechos económicos, acciones que los accionistas poseen a su vez en la sociedad controlante con el fin de pagar con las utilidades de la sociedad controlante deudas de los accionistas a la sociedad subordinada?

Al respecto, y en el entendido que la consulta formulada se circunscribe a la posibilidad legal que tiene una sociedad subordinada para recibir acciones de sus accionistas controlantes a título de usufructo, con el fin de pagar con las utilidades de la sociedad controlante deudas que los accionistas controlantes tienen con la sociedad subordinada, procede tener en cuenta las siguientes reglas legales:

Artículo 262, modificado por el artículo 32 de la ley 222 de 1995. Las sociedades subordinadas no podrán tener a ningún título, partes de interés, cuotas o acciones en las sociedades que las dirijan o controlen. Serán ineficaces los negocios que se celebren, contrariando lo dispuesto en este artículo.

Art. 412._ Salvo estipulación expresa en contrario, el usufructo conferirá todos los derechos inherentes a la calidad de accionista, excepto el de enajenarlas o gravarlas y el de su reembolso al tiempo de la liquidación.

Para el ejercicio de los derechos que se reserve el nudo propietario bastará el escrito o documento en que se hagan tales reservas, conforme a lo previsto en el artículo anterior.

Conforme a la primera de las precitadas normas, ésta Superintendencia mediante oficio 220-79377 de diciembre de 1998, expresó lo siguiente:

"…4. Imbricación.

Como quiera que una de sus preocupaciones se centra en la existencia de una posible imbricación, por el hecho de que una sociedad subordinada tenga participación en otra sociedad que a su vez es accionista de su matriz, debe expresar el despacho que tal operación no corresponde a la descripción legal de la figura, pues la imbricación es entendida como la participación recíproca y directa de la subordinada en el capital de la matriz.

La imbricación o cruzamiento puede producir confusión frente a los terceros en cuanto a la verdadera cuantía de la prenda común de los acreedores que respalda el cumplimiento

de las obligaciones sociales, vale decir, que el capital de la filial puede resultar a la postre, representado fundamentalmente por acciones, cuotas o partes de interés de la compañía controlante, mientras que el capital de la matriz puede estar, a su vez, integrado mayoritariamente por participaciones de capital en la compañía filial.

En los términos del Código de Comercio con anterioridad a la Ley 222 de 1995, este tipo de operaciones eran absolutamente nulas, por tratarse de actos prohibidos por la ley. El texto de la imbricación consagrado en el artículo 262 del Código de Comercio se mantuvo en el artículo 32 de la Ley 222 de 1995, adicionado con la sanción de ineficacia, modificación que fue introducida a partir del proyecto de ley No. 119-93 Cámara y 163-93 Cámara acumulados (Gaceta del Congreso del 25 de abril de 1995 Pág. 11), y es del siguiente tenor:

"Las sociedades subordinadas no podrán tener a ningún título, partes de interés, cuotas o acciones en las sociedades que las dirijan o controlen. Serán ineficaces los negocios que se celebren contrariando este artículo."

Para que se presente la imbricación son indispensables, entonces, los siguientes requisitos:

a).- Una sociedad matriz

b).- Una o varias sociedades subordinadas

c).- Que la (s) subordinada (s) participen (n) en el capital de la matriz

…"

Si bien la ineficacia es una sanción legal que no requiere declaración judicial, el parágrafo del artículo 87 de la Ley 222 de 1995 le otorga competencia a la Superintendencia de Sociedades para reconocer de oficio los presupuestos de ineficacia y también a solicitud de parte, por vía judicial en aplicación del artículo 133 de la ley 446 de 1998.

Por su parte, la Superintendencia Financiera de Colombia, al estudiar un caso de adquisición de acciones por parte de una sociedad en otra, con ocasión de una demanda de ineficacia presentada, con fundamento en el artículo 133 de la Ley 446 de 1998, en sentencia del 2 de marzo de 2009, expresó lo siguiente:

"…El artículo 262 del Código de Comercio prescribe que "las sociedades subordinadas no podrán tener a ningún título partes de interés, cuotas o acciones en las sociedades que las dirijan o controlen. Serán ineficaces los negocios que se celebren contrariando lo dispuesto en este artículo" La norma en mención restringe la denominada imbricación societaria, para evitar el desvanecimiento de capital entre las sociedades, la duplicación parcial y ficticia de los aportes de los asociados, y para proteger, en últimas la prenda general de los acreedores societarios Para que tenga lugar la imbricación se requiere de una situación de control entre dos sociedades. En esencia, los requisitos para que se presente la imbricación societaria son entonces: i) la existencia de una sociedad matriz; ii)

la presencia de una o varias sociedades subordinadas; iii) que la subordinada participe en el capital de la matriz. Reunidos tales elementos, existe imbricación sin importar si el capital está representado en acciones o partes de interés y si las mismas fueron adquiridas a títulos gratuito u oneroso. ( la negrilla no es del texto).

Por su parte, como se desprende claramente del tenor literal de la norma, la correcta interpretación del artículo 262 del Código de Comercio es aquella según la cual cuando media una relación de subordinación societaria, es decir cuando hay una sociedad controlante de una a la sazón filial o subsidiaria suya, no puede ésta última adquirir acciones de la matriz controlante. Solo pueden ser ineficaces entonces los actos celebrados por la subordinada, una vez ha adquirido ya esa calidad de subordinada, cuyo objeto sea la adquisición o el aumento de su participación en acciones de la controlante…."

Por lo tanto, si la sociedad subordinada por virtud de un contrato de usufructo, adquiere únicamente el derecho económico a percibir utilidades en la sociedad controlante, a juicio de esta Oficina, no estaría dentro del supuesto del artículo 32 de la Ley 222 de 1995.

En los anteriores términos se han atendido sus inquietudes, no sin antes manifestarle que el presente oficio tiene los alcances del artículo 28 del Código de Procedimiento y de lo Contencioso Administrativo.

Super - Sociedades: