JUNTA DIRECTIVA DE UNA SOCIEDAD DE HECHO

 

OFICIO SUPERSOCIEDADES 220-110718 DEL 16 DE JULIO DE 2014

ASUNTO: ALGUNOS ASPECTOS RELACIONADOS CON LA JUNTA DIRECTIVA DE UNA SOCIEDAD DE HECHO

Me refiero a su escrito radicado con el número 2014- 01-286091, mediante el cual formula a esta Entidad una consulta relacionada con la junta directiva de una sociedad de hecho, en los siguientes términos:

1. Una Sociedad de Hecho puede nombrar Junta Directiva?

2. En caso que la respuesta anterior sea positiva y no existiendo estatutos sociales, su nombramiento y funcionamiento en que normas se sustenta.

3. La reunión de todos los socios de una sociedad de hecho corresponde y se equipara a la Asamblea General de accionistas?

4. Los nombramientos de los miembros de Junta Directiva en sociedades de hecho debe ser inscritos en la Cámara de Comercio?

5. El hecho de no inscribir en la cámara de comercio (certificado) los nombres de los miembros de Junta Directiva, invalida su designación o ejercicio?

Al respecto, este Despacho se permite hacer las siguientes precisiones jurídicas, a la luz del Código de Comercio:

a) De conformidad con lo dispuesto en el artículo 503 ibídem, la administración de la empresa social se hará como acuerden válidamente los asociados, sin perjuicio de lo dispuesto en el artículo 501 respecto de terceros.

b) Del estudio de la norma antes transcrita, se desprende que en los estatutos de una sociedad de hecho se debe establecer claramente la forma de administración de la empresa, indicando las facultades del representante legal, y de cada órgano que exista, es decir, de la junta de socios o asamblea de accionistas, junta directiva y revisor fiscal, todo ello sin perjuicio de la solidaridad respecto de las operaciones que se realicen en interés de los asociados.

c) Acorde con lo anterior, el artículo 196 ejusdem, preceptúa que la representación de la sociedad y la administración de sus bienes y negocios se ajustará a las estipulaciones del contrato social, conforme al régimen de cada tipo de sociedad.

d) Luego, en los estatutos de una sociedad de hecho se puede prever el nombramiento de la junta directiva, en cuyo caso se debe precisar expresamente las facultades o atribuciones que tendrá dicho órgano de administración, el número de miembros que la integran (mínimo tres), la forma de su elección, el período de duración, el medio utilizado para la citación a reuniones, quienes pueden convocar, el quórum deliberativo y decisorio, etc.

e) Al tenor de lo dispuesto en el artículo 163 op.cit., norma aplicable por analogía a las sociedades de hecho, la designación o revocación de los administradores o de los revisores fiscales prevista en la ley o en el contrato social no se considera una reforma, sino como desarrollo o ejecución del contrato, y no estará sujeta sino a simple registro en la cámara de comercio, mediante copias del acta o acuerdo en la que conste la designación o revocación.

Las cámaras se abstendrán, no obstante, de hacer la inscripción de la designación o revocación cuando no se haya observado respecto de las mismas las prescripciones de ley o del contrato.

La revocación o reemplazo de los funcionarios a que se refiere este artículo se hará con el quórum y la mayoría de votos prescritos en la ley o en el contrato para su designación.

f) Ahora bien, en el evento de que no existan estatutos, pues como es sabido, la sociedad hecho se puede constituir a través de un contrato meramente consensual, sin solemnidad alguna, cuya existencia podrá demostrarse por cualquiera de los medios probatorios reconocidos en la ley, no es viable, a juicio de este Despacho, nombrar junta directiva, ya que no existe por escrito unos parámetros o requisitos para la elección de los miembros que la integran, así como para su funcionamiento, lo cual a futuro podría tener consecuencias o controversias de toda índole, con los efectos jurídicos que ello comporta, por falta de una reglamentación expresa al respecto.

g) De otra parte, se observa que el hecho de que no se inscriba en el registro mercantil el nombramiento de los miembros de junta directiva, no invalida su designación o ejercicio, simplemente que dicho nombramiento no es oponible a terceros.

No obstante lo anterior, se advierte que respecto de la inscripción de juntas directivas en el registro mercantil, no existe un criterio claro acerca de la obligatoriedad de dicho requisito en las sociedades de hecho, y por ende, es necesario hacer las siguientes precisiones sobre el asunto: i) esencialmente el registro público de comercio es un mecanismo que facilita a los terceros el conocimiento de ciertos actos y documentos, lo cual les permite actuar con mayor seguridad en sus relaciones con los profesionales del comercio; ii) a los terceros les interesa conocer quienes integran las juntas directivas de las sociedades, como quiera que varios de sus actos de administración tienen proyección en el ámbito externo de las compañías; y iii) por lo tanto, el artículo 163 del Código de Comercio prescribe que la designación o revocación de los administradores están sujetas al registro mercantil, preceptiva que es aplicable por analogía, se reitera, a las sociedades de hecho.

En los anteriores términos se da respuesta a su consulta, no sin antes advertir que la misma tendrá el alcance previsto en el artículo 28 del Código de Procedimiento Administrativo y de lo Contencioso Administrativo.

Super - Sociedades: