REGLAS SOBRE PODERES PARA REPRESENTAR ACCIONES DE TERCEROS

 

OFICIO SUPERSOCIEDADES 220-164006 DEL 18 DE NOVIEMBRE DE 2013

 

 

REF: REGLAS SOBRE PODERES PARA REPRESENTAR ACCIONES DE TERCEROS

En atención a su comunicación via E-mail, radicada bajo No. 2013-01-387823, me permito a continuación señalar las reglas que en materia de poderes aplican, tratándose de la representación de socios en las reuniones de asamblea o junta de socios.

En primer lugar se debe precisar que el hacerse representar en las reuniones del máximo órgano social, es un derecho inherente a la calidad de asociado sea este persona natural o jurídica, respecto del cual la ley no contempla limitación, ni condición alguna que pueda predicarse en relación con las condiciones personales o profesionales del apoderado, diferente a la que el artículo 185 del Código de Comercio de manera expresa contempla; por el contrario, es categórica cuando a través del artículo 184 idem, modificado por el artículo 18 de la Ley 222 de 1995 que es norma general, establece "Todo socio podrá hacerse representar en las reuniones de la junta de socios o asamblea mediante poder otorgado por escrito, en el que se indique el nombre del apoderado, la persona en quien éste puede sustituirlo, si es del caso, la fecha o época de la reunión o reuniones para las que se confiera y los demás requisitos que se señalen en los estatutos…" (subraya fuera del texto)

De lo anterior se ha concluido que es enteramente discrecional y privativa del asociado la potestad de elegir la persona que estime idónea para representar sus derechos en la o las reuniones del máximo órgano social, sin que el otorgamiento del poder respectivo esté sujeto a más requisitos que los previstos en la disposición invocada, salvo estipulación estatutaria en sentido diferente, lo que le permite determinar entre otros, si el poder se otorga para una, o para varias reuniones que podrán identificarse por razón bien sea de la o las fechas en que se realicen las mismas, e igualmente, de la época que se especifique , lo que implica en concepto de este Despacho que su duración estará limitada por el transcurso de ese lapso que la época comprenda, Vr gr. todas las reuniones que se celebren durante dos, cuatro, seis, etc años; las que se efectúen durante el trámite de la liquidación de la sociedad, etc.

Lo anterior en el entendido que la vigencia del poder en todo caso no depende aisladamente de la fecha en que se haya otorgado, sino que se habrá de establecer en cada caso, en atención a las precisas indicaciones fijadas por su poderdante.

En los anteriores términos su solicitud ha sido atendida con los alcances del artículo 28 del C.C.A.

Super - Sociedades: