ASISTENCIA A REUNIONES DE ASAMBLEA POR PARTE DE LOS SOCIOS

 

OFICIO SUPERSOCIEDADES 220-163309 DEL 14 DE NOVIEMBRE DE 2013

 

REFERENCIA: ASISTENCIA A REUNIONES DE ASAMBLEA POR PARTE DE LOS SOCIOS - 2013-01-383402

De manera atenta me refiero a su consulta radicada bajo el número de la referencia a través del cual consulta si en una empresa de servicios públicos domiciliarios de carácter privado se cita a una reunión ordinaria y extraordinaria a los accionistas y estos no asisten, qué medidas se pueden adoptar para que asistan.

Al respecto es importante señalar que en la teoría tradicional del derecho societario regulado en el artículo 98 del Código de Comercio, se establece que por el contrato de sociedad dos o más personas se obligan a hacer un aporte en dinero, trabajo o en otros bienes, con el fin de repartirse entre sí las utilidades obtenidas en la empresa o actividad social.

Al ser un contrato es necesario que exista voluntad de los partes en asociarse, es decir que confluya entre ellos el animus societatis o affectio societatis, principio sin el cual no podrá conformarse o constituirse la sociedad o empresa común. Este elemento esencial del contrato de sociedad; genera en quienes consienten de manera voluntaria en asociarse, no solamente derechos económicos y políticos, sino además, obligaciones reciprocas con la empresa o ente económico.

Estas obligaciones se refieren no solamente al pago oportuno de los aportes, sino además, al ejercicio de los derechos políticos, a través del cual los socios participan de las decisiones en la asamblea de accionistas o en la junta de socios.

Al ser el contrato social un contrato de colaboración, según el cual los socios buscan el beneficio económico, supone entonces que los socios consienten también en el cumplimiento de sus obligaciones, como es, entre otros, el ejercicio de los derechos políticos, para definir el rumbo administrativo de la empresa y decidir en general acerca de las políticas de buen gobierno corporativo.

Por consiguiente, si los socios no muestran interés en el cumplimiento de este deber se estaría faltando al principio que dio origen al acto de constitución de la empresa, esto es el animus societatis o affectio societarios, sin el cual se estaría ya no en el marco del desarrollo del contrato de sociedad, sino en la ocurrencia una causal de liquidación por ausencia de animus societatis.

No sobra advertir que la responsabilidad social empresarial hace referencia, entre otros, precisamente al compromiso de los socios frente a la sociedad, el cual se traduce en su activa participación en las decisiones más importantes para lograr el fortalecimiento y la sostenibilidad del ente económico.

Bajo estas consideraciones, se podría evaluar:

1. Acudir a una conciliación o arbitramento ante la Superintendencia de Sociedades, para que se dirima la controversia suscitada entre la sociedad y los socios.

2. De no existir acuerdo frente a la necesidad de que los socios cumplan con la obligación de asistir a las asambleas y juntas para deliberar, se podría por parte del representante legal, solicitar ante los jueces ordinarios la liquidación de la sociedad por ausencia de animus societatis o affectio societatis.

3. Si se considera que ha sido voluntario el interés de causar perjuicio a la sociedad, podría entonces acudirse a acciones ordinarias de responsabilidad por abuso del derecho ante la jurisdicción ordinaria.

En los anteriores términos ha sido resuelta su consulta, no sin antes manifestarle que la misma fue tramitada dentro del plazo legal y con los efectos contemplados en el artículo 28 del Código de Procedimiento y de lo Contencioso Administrativo

Super - Sociedades: