REQUISITOS DE GASTOS EN EL EXTERIOR - OBLIGACIONES DEL AGENTE RETENEDOR

DIAN 083060 SEPTIEMBRE 26 DE 2006

 

Señor

LUIS CAMILO TORRES M.
Contador Público

Bogotá D.C.

 

Damos respuesta a su consulta de la referencia, en la cual pregunta si en los servicios de asistencia técnica prestados desde el exterior se puede practicar retención en la fuente por renta remesas, sin haber elaborado contrato, o si se puede obviar la retención al girar al exterior y no solicitar el gasto como deducible en el impuesto sobre la renta.

Respecto a los requisitos que deben cumplir los documentos soporte de los gastos efectuados en el exterior, en el Concepto Nro. 032232 del 8 de abril de 1999, al resolver el problema jurídico Nro. 4 se dijo:

"El artículo 771-2 del Estatuto Tributario sujeta la procedencia de costos, deducciones e impuestos descontables a la existencia de factura con el cumplimiento de los requisitos establecidos en los literales b), c), d), e), f) y g) del artículo 617 y 618 del mismo ordenamiento.

Sin embargo tal exigencia sólo es aplicable respecto de quienes conforme a la ley tributaria nacional están obligados a expedir factura.

En virtud del principio de territorialidad de la ley, los extranjeros, personas naturales o jurídicas, sin residencia ni domicilio en Colombia no están sujetos a dicha norma y es por ello que el Decreto 3050 de 1997 en su articulo 5° establece que los contratos celebrados con ellos constituye (sic) documento equivalente a la factura, y por tanto será éste el documento soporte de las deducciones a que haya fugar.

Lo anterior sin perjuicio de las normas técnicas contables, especialmente las relativas al reconocimiento del hecho económico.

No sobra agregar que cuando se trata de la solicitud de costos o gastos incurridos en el exterior y soportados por facturas o documentos expedidos fuera del país, este despacho se pronunció al respecto en el Concepto No. 35979 del 29 de abril de 1997 en la siguiente forma:

"Se presume que los documentos expedidos en el exterior cumplen con todos los requisitos contemplados para el electo en el país donde se expiden siempre y cuando se encuentren autenticados por el cónsul o agente diplomático de la República o en su defecto por el de una nación amiga, (Art. 259 del Código de Procedimiento Civil).

 (...)

" En este orden de ideas si las facturas se presentan dentro del marco legal señalado y si los libros de contabilidad se llevan en la debida forma es procedente aceptar las facturas expedidas en el exterior." (subrayado fuera de texto).

 

Por otra parte, los artículos 123 y 419 del Estatuto Tributario establecen que, sin perjuicio de los requisitos previstos en las normas vigentes para la aceptación de gastos efectuados en el exterior que tengan relación de causalidad con  rentas de fuente dentro del  país,  el contribuyente debe conservar el comprobante de consignación de lo retenido a título de los impuestos de renta y remesas, si lo pagado o abonado en cuenta constituye para su beneficiario ingreso gravable en Colombia, y cumplir las regulaciones previstas en el régimen cambiario vigente.

Si bien es cierto que un requisito sine qua non para la aceptación de costos y deducciones por pagos al exterior es la consignación de la retención en la fuente, el hecho de que el contribuyente opte por no solicitar el costo o la deducción no lo exime de la obligación de practicar, declarar y consignar la retención en la fuente correspondiente, por cuanto se trata de una obligación autónoma e independiente en la que el agente retenedor pasa a ser su deudor ante la Administración de Impuestos. Así lo recordó este Despacho, en el Concepto Nro. 040330 del 17 de mayo de 2006:

“…

En lo que se refiere a la retención en la fuente, la obligación del agente retenedor de efectuar la retención v consignarla a favor de la administración tributaria surge con la ocurrencia de los hechos previstos en la ley que dan lugar a dicha retención, esto es  con la realización ¡os pagos o abonos en cuenta que, en el caso especifico del impuesto sobre la renta, constituyen ingreso gravable para el beneficiario. En el ámbito de la relación jurídico-tributaria, la obligación de retener v consignar lo retenido, impuesta por el Estado en forma unilateral, es una obligación autónoma e independiente de la cual el agente de retención es el único y verdadero deudor.

Como consecuencia de dicha obligación surge también para el retenedor la obligación formal de declarar mensualmente las retenciones efectuadas..." (subrayado fuera de texto).

Así las cosas, en el caso de las retenciones en la fuente que conforme a la ley deben efectuarse pero que por omisión, no se practican, ni son declaradas ni consignadas a la administración tributaria, el agente retenedor queda incurso en las sanciones legales previstas en la legislación tributaría.

Cabe agregar que su pregunta referente a los giros al exterior para el pago de estas cuentas, desde una cuenta corriente del exterior de libre manejo (no de compensación), sin pasar por el Banco de la República, escapa al ámbito de nuestra competencia, por lo cual le recomendamos dirigirla al Subgerente de Operación Bancaria de la mencionada entidad.

 

 

Atentamente,

Juan José Fuentes Bernal

Jefe División de Normatividad y Doctrina Tributaria

Doctrina DIAN: