PAGO DE INTERESES DENTRO DE UN PROCESO DE LIQUIDACIÓN OBLIGATORIA

 

OFICIO SUPERSOCIEDADES 220-156708 DEL 05 DE NOVIEMBRE DE 2013

 

 

ASUNTO: PAGO DE INTERESES DENTRO DE UN PROCESO DE LIQUIDACIÓN OBLIGATORIA.

 

Me refiero a su escrito radicado en esta superintendencia con el número 2013-01-377786, mediante el cual, en referencia al Oficio 220-142228 del 26 de noviembre de 2010, expedido por esta oficina, con el que se dio respuesta a su consulta relacionada con el reconocimiento de intereses dentro de un proceso de liquidación obligatoria y aludiendo a un proceso ejecutivo incorporado a un proceso concordatario que fracasa, dando lugar al inicio de un proceso de liquidación obligatoria en los términos de la Ley 222 de 1995, solicita se conceptúe "…a partir de qué momento se deben liquidar y a qué tasa se deben pagar los intereses en un Proceso de Liquidación Obligatoria, ya que a unos acreedores se les establecieron diferentes tasas en los pagarés y esto violaría el "principio de igualdad". Por lo tanto, preguntamos si para estos eventos lo más conveniente sería aplicar la tasa de intereses corrientes establecida por la Superintendencia Financiera?"

R/. Sobre el particular, se tiene que de conformidad con lo dispuesto en el artículo 1627 del Código Civil, "El pago se hará bajo todos respectos en conformidad al tenor de la obligación, sin perjuicio de lo que en los casos especiales dispongan las leyes…", lo cual, tal como se expuso en el Oficio 220-142228 a que alude en su comunicado, significa que el reconocimiento de las obligaciones dentro de los procesos concursales debe hacerse en la forma y términos estipulados en el documento contentivo de las mismas; es decir, los réditos derivados de las obligaciones principales deben ser pagados en los términos estipulados para cada caso en particular, lo cual no resulta atentatorio contra el principio de igualdad en tanto que se trata del acatamiento de un principio general del derecho relativo al pago y constituye una norma de orden público, es decir, de obligatorio acatamiento, que previene, de una parte, el enriquecimiento sin justa causa, que se presenta cuando se reconocen réditos en exceso a los originalmente pactados, y de otra, el desconocimiento a la voluntad de las partes, plasmada ésta en el contrato que prevé un porcentaje específico de obligaciones accesorias.

Como lo prevé el artículo 95 de la Ley 222 de 1995, el objeto de la liquidación obligatoria es la realización de los bienes del deudor, para atender en forma ordenada el pago de las obligaciones a cargo del ente insolvente, de lo cual se colige que mediante dicho procedimiento se persigue el pago de la totalidad de la obligación, por supuesto, en la medida que existan recursos para ello y previendo que, en primer lugar, se buscará el pago de la totalidad del capital principal, luego de lo cual serán canceladas las acreencias en conformidad al tenor de cada una de ellas, como lo prevé el principio general a que alude el artículo 1627 del Código Civil.

Así las cosas, si hay lugar al pago de intereses y demás réditos derivados de las obligaciones principales presentadas dentro de un proceso de liquidación obligatoria de que trata la Ley 222 de 1995, habiendo lugar a ello únicamente si una vez cancelada la totalidad del capital de las obligaciones existe remamente de activos dentro del proceso liquidatorio que permita pagarlos.

En los anteriores términos se ha dado respuesta a su consulta, los cuales tienen el alcance a que alude el artículo 28 del Código de Procedimiento Administrativo y de lo Contencioso Administrativo.

Super - Sociedades: