NIIF : INMEDIATEZ O NO DEL VALOR RAZONABLE EN ESTADOS FINANCIEROS

NIIF :


INMEDIATEZ O NO DEL VALOR RAZONABLE EN ESTADOS FINANCIEROS

EDILBERTO DIAZ GAITAN

Hemos advertido ya en varios escritos que la crisis económica y financiera de las empresas europeas y norteamericanas está más asociada a factores reales de la economía, en especial debido a la denominada “crisis del crédito” o su derivada “burbuja hipotecaria”, que a efectos de aplicación de las NIIF, como algunos autores han argumentado equivocadamente.


El sector bancario, crediticio y financiero sobreendeudó al sector privado otorgando préstamos con una baja posibilidad de retorno, o en otros eventos, otorgó préstamos al sector familias para la adquisición de vivienda a unos precios altos e impagables, que en un muy corto plazo se devolvieron en masa a los prestamistas, originándoles un aumento inusual de inventarios de viviendas, y afectando su flujo de caja a niveles preocupantes. En otros casos, se captó ahorro del público, presentando balances y estados financieros irreales, y en no pocos casos, valiéndose de información financiera presentada de manera dolosa a los distintos actores del mercado, incluído el gubernamental, propietarios, proveedores, acreedores, ahorradores.

 

Tal situación se hubiese presentado, con o sin NIIF, con o sin valor razonable, como criterio de valoración de activos, pasivos y patrimonio neto. Resulta impropio deducir que con la adopción de las NIIF, tal situación se evitaría. No puede confundirse el sistema contable, el procedimiento contable adoptado con sus distintas formas de valoración, con las causas directas e inmediatas de las crisis económicas y financieras micro o macroeconómicas. En la mayoría de eventos, son las decisiones culposas y hasta dolosas de propietarios, directivos y ejecutivos de las empresas, comprendiendo desafortunadamente para algunos casos el concurso de cuadros contables, de auditores o revisores fiscales, las que determinan problemas de información contable y financiera, irreal, desactualizada, independientemente se aplique la contabilidad tradicional, o con los criterios de adopción de las NIIF.

 

La adopción de las NIIF en nada impíde que propietarios, directivos, cuadros de control, presenten informes contables y financieros desactualizados, irreales, incluso hasta pasar lineas de legalidad, y también es allí donde debe dirigirse la actuación e intervención del Estado. Es más, varias de las empresas en crisis financiera, primordialmente en Europa y Estados Unidos, ya presentaban desde hace varios años, sus informes financieros bajo parámetros de NIIF. Y la crisis se presentó con la equivocada actuación de los Madoff, de los Lehman Brothers, de los Enron, y esa es la misma historia de las distintas crisis financieras desde 1929, de las pirámides Ponzi, de los Banco Nacional, de los Grupos modelo Gran Colombiano, para no profundizar en recientes escándalos del acaecer bursátil colombiano denunciado desde finales del año 2012. Con NIIF, con valores razonables, se hubiesen evitado esas crisis financieras? Además de las posibles y eventuales causas reales económicas y financieras que originaron éstas y otras crisis, está por encima la actuación culposa y repetimos hasta dolosa de sus propietarios, directivos, ejecutivos, así como de sus cuadros de control interno y externos, contables, de auditoría y de revisoría fiscal.

 

Con Niif o con procedimientos de la contabilidad tradicional, serán los propietarios, directivos, departamentos contables y de auditoría o revisoría fiscal, quienes deciden si los estados financieros reflejan o no los desfases entre los únicos valores contables y los nuevos valores de mercado con sus crisis de crédito, con sus burbujas hipotecarias, con los nuevos valores globales producto de procesos económicos inflacionarios, depresivos, estanflacionarios, etc.

 

El mismo principio contable de la prudencia impide que los estados financieros presentados bajo criterio del valor razonable se modifiquen de manera contínua y permanente, bajo la influencia de procesos económicos no confirmados o estabilizados. Para citar un ejemplo, variaciones trimestrales del PIB, del oro, del petróleo, o tendencias cíclicas de crecimiento o de recesión económica, no deben impactar de inmediato los estados financieros empresariales, hasta tanto el proceso económico se encuentre consolidado o confirmado. Hacerlo, con una posterior y rápida variación de las tendencias macro o microeconómicas, conducirá de igual manera a una posible presentación irreal de la imagen contable y financiera de  las empresas. Defensores dél criterio de valor razonable afirmarán que precisamente en las notas a los estados financieros se deben describir las tendencias y proyecciones sobre las cuales se elaboraron y presentaron los estados financieros. Otros analistas preferirán presentar los estados financieros considerando el principio de prudencia, y más bien en las notas a los estados financieros, describir las tendencias o  proyecciones que se estaban dando en las fases inmediatamente anteriores al de su elaboración y preparación.


 
El dilema entonces en la planeación financiera consistirá en la forma y manera temporal de aplicar la inmediatez del criterio del valor razonable en los estados financieros.

Revisoría - Auditoría: