LIQUIDACION VOLUNTARIA . FUNCIONES DEL LIQUIDADOR Y TRAMITE

Oficio SUPERSOCIEDADES 220-000324 Del 08 de Enero de 2013

 

ASUNTO. Liquidación voluntaria.- Funciones del liquidador y trámite.

 

Me refiero a su comunicación radicada con el número 2012-01-322590, mediante la cual consulta si el liquidador de una sociedad disuelta y en liquidación puede hacer uso personal o para su profesión de los bienes muebles y enseres de la sociedad, sin que haya mediado autorización de la asamblea de socios y de si existe una prohibición cuáles serían las sanciones y la normatividad aplicable para tales efectos.

 

Sobre el particular es necesario señalar que es función del liquidador proteger no solo el patrimonio de la sociedad en liquidación, prenda general de los acreedores, sino los intereses de los acreedores, sin distinción alguna y en igualdad de condiciones, mediante la realización de los activos para atender en forma ordenada el pago de las obligaciones, con el fin de distribuir y entregar el remanente, si lo hubiere, entre los asociados, momento en el cual se entiende culminado el proceso liquidatorio y en consecuencia cesan las obligaciones y funciones del liquidador.

 

En cuanto a la venta o remate de bienes con el fin de pagar Las obligaciones con terceros, es pertinente recordarle que es función del liquidador la realización de los activos sociales para pagar las obligaciones de la sociedad de acuerdo con la prelación de créditos. Sus funciones están claramente determinadas en el artículo 238 del Código de Comercio.

 

Conforme a lo expuesto, resulta claro que el liquidador no puede disponer de los bienes de la sociedad única y exclusivamente en beneficio propio, pues su obligación es venderlos para efectuar el pago en forma ordenada de las obligaciones sociales, trámite que culmina con la aprobación de la cuenta final de

liquidación por parte del máximo órgano social y con el registro en la Cámara de Comercio del acta correspondiente.

 

Ahora bien, en cada caso en particular habrá de determinarse si el liquidador está cumpliendo de sus deberes y el uso que está dando a los bienes es adecuado a su naturaleza, dirigido a su preservación y a evitar gastos innecesarios en la custodia de los mismos; así por ejemplo, no puede descartarse la conveniencia de que unos muebles sean colocados en la oficina del liquidador en forma que se asegure su conservación y cuidado, en el entendido que esta disposición sería mas eficiente que pagar gastos de bodegaje. Cada circunstancia en particular debe ser evaluada, por cuanto si bien los órganos de administración permanecen, como la junta directiva, esto no significa que las decisiones del liquidador deban ser todas consultadas.

 

Por tal razón, el interesado debe evaluar bajo su criterio y buen juicio cada una de las circunstancias de actuación del liquidador revisando el interés que está primando, y en caso de que se establezca el abuso de la disposición de bienes por parte del administrador, pueda revisar en la asamblea la actuación y removerlo, o en caso contrario, adelantar acciones ante los jueces ordinarios con el objeto de que el liquidador responda por los perjuicios que cause a los asociados y a terceros por la violación o negligencia en el cumplimiento de sus deberes (artículo 255 C.Co)

 

En los anteriores términos se ha dado contestación a su consulta, no sin antes manifestarle que los efectos del presente pronunciamiento son los contemplados en el artículo 28 del Código de Procedimiento y de lo Contencioso Administrativo.

Super - Sociedades: