CESION DE CUOTAS Y RESPONSABILIDAD DE LOS SOCIOS

 

Oficio SUPERSOCIEDADES 220-138247 Del 03 de Octubre de 2013

 

ASUNTO: ALGUNOS ASPECTOS RELACIONADOS CON CESION DE CUOTAS Y RESPONSABILIDAD DE LOS SOCIOS

Me refiero a su escrito, recibido vía correo electrónico, radicado con el número 2013 01- 357367, mediante el cual, previa las consideraciones allí expuestas, formula a esta Entidad una consulta sobre algunos aspectos relacionados con la cesión de cuotas y responsabilidad de los socios, en los siguientes términos:

Si es legal el comportamiento de los socios extranjeros españoles frente a los socios colombianos, quienes ante la advertencia de que si la sociedad de la cual forman parte se quiebra or falta de animus societatis, existe responsabilidad solidaria, manifestaron que eso no es problema para ellos, pues no viven ni tienen bienes en Colombia y además no declaran renta.

Al respecto, me permito manifestarle que dentro de las funciones deferidas por la Ley a este Organismo, no se encuentra la de conceptuar si determinado comportamiento de uno o algunos de los socios de una compañía de responsabilidad limitada es lega o no, y por ende, este Despacho se abstiene de emitir concepto sobre el particular.

No obstante lo anterior, este Despacho se permite a título meramente informativo hacer las siguientes precisiones jurídicas:

i) Como es sabido, tratándose de cesión de cuotas en el caso de sociedades de responsabilidad limitada, debe tenerse en cuenta en primer lugar, que es un derecho intangible, consagrado con especial privilegio por el legislador en el artículo 362 del Código de Comercio, que en todos los casos implica una reforma de los estatutos sociales, supeditada como tal al cumplimiento de las formalidades legales y estatutarias pertinentes (artículos 158 y 360 ídem).

En efecto, el artículo 362 ibídem, preceptúa que "Los socios tendrán derecho a ceder sus cuotas. Cualquier estipulación que impida este derecho, se tendrá por no escrito.

La cesión de cuotas implicará una reforma estatutaria. La correspondiente escritura pública será otorgada por el representante legal de la compañía, el cedente y el cesionario". (El llamado es nuestro).

ii) Por su parte, el artículo 363 ibídem, preceptúa que "Salvo estipulación en contrario, el socio que pretenda ceder sus cuotas, las ofrecerá a los demás socios, por conducto del representante legal de la compañía, quien les dará traslado inmediato a fin de que dentro de los quince días siguientes manifiesten si tienen interés en adquirirlas…" (La subraya por fuera del texto original). iii)

Del estudio de las normas antes transcritas, se desprende que todo accionista tiene derecho a ceder sus cuotas sociales, ya que es una facultad que le otorga la ley dada su calidad de tal, lo cual implica una reforma al contrato social, que debe ser aprobada con

las mayorías legales o estatuarias pertinentes (artículo 360 ejusdem), cuya escritura respectiva debe firmarse por el representante legal y los intervinientes en la negociación e inscribir en el registro mercantil para que produzca efectos entre la sociedad y terceros. Para tal fin, salvo estipulación en contrario, quien pretenda ceder sus cuotas sociales deberá ofrecerlas a los demás asociados por conducto del representante legal, en la forma y términos previstos en los artículos 363 y siguientes del Código de Comercio.

iv) Ahora bien, de un somero análisis del artículo 363, op. cit., es posible deducir los elementos mínimos que debe atender la cesión de cuotas con sujeción al derecho de preferencia, a saber:

a.- Que preceda una oferta o propuesta de la enajenación de las cuotas.

b.- Que la oferta se haga a través del representante legal de la compañía, teniendo en cuenta que es el medio de comunicación externa e interna de la sociedad, por lo tanto intermediario necesario entre el proponente y los destinatarios de la oferta.

c.- Que el representante legal dé inmediato traslado de la oferta a los socios.

d.- El plazo para la aceptación de la oferta que es de quince días, el cual debe entenderse en días hábiles, toda vez que de conformidad con lo previsto en el artículo 829, Parágrafo Primero, del Código de Comercio, los plazos de días señalados en la ley se entenderán hábiles; los convencionales comunes.

e.- En tal virtud, los socios tienen derecho a tomar para sí las cuotas en proporción a las que posea cada uno al momento de la oferta, lo cual no se opone a que el derecho del cual no se haga uso, acrezca también de forma proporcional a los demás asociados.

f.- El precio, plazo y demás condiciones de la cesión se expresarán en la oferta.

g.- Así las cosas, se tiene que la oferta o propuesta, es el acto a través del cual un asociado presenta a sus consocios un proyecto de negocio jurídico consistente en la cesión de una parte o de la totalidad de las cuotas de que es titular, a fin de que cada uno de los destinatarios de la misma puedan concurrir a la celebración del negocio.

h.- Dicha oferta o propuesta según los términos del artículo 845 del Código citado, deberá contener los elementos esenciales del negocio y ser comunicada al destinatario. La misma norma dispone que se entiende que la propuesta ha sido comunicada cuando se utilice cualquier medio adecuado para hacerla conocer del destinatario.

De ahí que tratándose de una cesión de cuotas, el proyecto de negocio debe estar plasmado en la oferta, vale decir, sus elementos esenciales o sea el número de cuotas que se ofrecen, el valor de las mismas, la forma de pago, y todas aquéllas condiciones compatibles con el negocio propuesto, y de las cuales se pueda deducir la voluntad clara y expresa del oferente, como quiera que es la expresión de su voluntad dirigida a la cesión de las cuotas de que es titular en la sociedad.

v) Acorde con lo anterior, el artículo 365 de la obra citada, prevé que si ningún socio, expresa interés en adquirir las cuotas ofrecidas, ni se obtuviere la autorización de la mayoría prevista para el ingreso de un extraño, la sociedad estará obligada a presentar, por conducto de su representante legal, dentro de los sesenta días siguientes a la petición del cedente, una o más personas que las adquieran, y si dentro de los veinte días siguientes no queda perfeccionada la cesión, los demás socios podrán optar entre disolver la sociedad o excluir al socio interesado en ceder sus cuotas.

Así las cosas puede apreciarse que, en primer lugar, los términos del procedimiento transcrito deben ser respetados tal y como lo indican las normas señaladas, y en segundo lugar, solamente una vez agotados todos los pasos para el efecto, pueden los demás asociados decidir entre disolver la compañía o excluir al socio interesado en ceder sus cuotas, pero debe tenerse presente que tiene que ser esta una manifestación expresa enderezada a una de las dos opciones que brinda la ley.

vi) De otra parte, es de advertir que si los socios interesados en adquirir las cuotas discreparen respecto del precio o del plazo, o si no hay acuerdo en el valor de las mismas cuando la alternativa elegida ha sido excluir al socio interesado en venderlas, deberá procederse en la forma indicada en el artículo 364 ibídem, esto es, acudir a la designación de peritos, para cuyo efecto es preciso remitirse al artículo 136 de la Ley 446 de 1998, que dispone que estos serán designados por las partes o en su defecto por el Superintendente Bancario, de Sociedades o de Valores, si se tratare de una sociedad sometida a su vigilancia, y tratándose de sociedades que no estuvieren sometidas a dicha vigilancia, la designación corresponderá al Superintendente de Sociedades.

vii) Finalmente, el Despacho considera oportuno traer a colación la procedencia de la declaración judicial de la disolución judicial y liquidación del ente societario, procedimiento al cual podría acogerse el consultante, sea ante juez ordinario o ante la Superinetndencia de Sociedades, esgrimiéndose como causal motivadora para tal fin la ausencia, entre otras, la falta de animus societatis de uno de los socios para adoptar ese tipo de decisiones, tendientes a evitar que la compañía continúe acéfala, y por ende, tener un representante legal que se encargue de ejecutar todas los actos y contratos comprendidos dentro del objeto social o que se relacionen directamente con la existencia y funcionamiento de la sociedad, así como concluir las operaciones sociales pendientes.

viii) En resumen, se tiene lo siguiente: a) que respecto de uno de los socios de la mencionada compañía no existe animus societatis para que la empresa continúe desarrollando su objeto social o para tomar decisiones tales como el nombramiento del representante legal que hagan viable la operancia de la misma, y por ende, no se dan las condiciones que conlleven a la continuidad del ente jurídico; b) que ante falta de entendimiento de uno de los socios para evitar que la compañía continúe acéfala, sin obtener ningún resultado positivo, o que ante la falta de interés de los socios o terceros en adquirir las cuotas cuya cesión se pretende, no se adopte ninguna de las medidas previstas en el artículo 365 ibídem, esto es, disolver la sociedad o excluir al socio interesado en ceder sus cuotas, el procedimiento a seguir es solicitar al juez civil del

circuito del domicilio principal de la sociedad la declaración judicial de disolución de la misma, conforme a lo consagrado en el artículo 627 del Código de Procedimiento Civil; y c) que una vez cumplido los pasos establecidos en los artículos 628 a 630 del citado código, el juez competente ordenará la liquidación de la sociedad y procederá a realizarla bajo los parámetros que para el efecto establecen los artículos 631 y siguientes de la misma obra.

ix) En torno a la responsabilidad de los socios, se observa que al tenor de lo dispuesto en el artículo en el artículo 353 del Código de Comercio, "En las compañías de responsabilidad limitada los socios responderán hasta el monto de sus aportes.

En los estatutos podrá estipularse para todos o algunos de los socios una mayor responsabilidad o prestaciones accesorias o garantías suplementarias, expresándose su naturaleza, cuantía, duración y modalidades.

Del estudio de la norma antes transcrita, se desprende que la responsabilidad de los socios, en contraposición a otro género de sociedades en que la responsabilidad de los socios puede ser ad infinitum, en las sociedades de responsabilidad limitada se circunscribe al valor del aporte. Sin embargo, tal criterio rector no es óbice para que los socios acuerden en los estatutos una suma adicional a la cual extendieran su responsabilidad.

No obstante, la responsabilidad solidaria tributaria de los socios, se refiere a que éstos responden ilimitadamente por los impuestos que adeude la empresa, según su participación en la misma.

Quiere decir lo anterior, que un socio de una sociedad de responsabilidad limitada, debe responder con su patrimonio por los impuestos que la ésta adeude a la DIAN, a prorrata de su participación, sin importar que el valor adeudado que le corresponde supere el monto de su participación en la sociedad.

En efecto, el artículo 794 del Estatuto Tributario, preceptúa "En todos los casos los socios, copartícipes, asociados, cooperados, comuneros y consorciados, responderán solidariamente por los impuestos, actualización de intereses de la persona jurídica o ente colectivo sin personería jurídica de la cual sean miembros, socios, copartícipes, asociados, cooperados, comuneros y consorciados, a prorrata de sus aportes o participaciones en las mismas y del tiempo durante el cual hubieren poseído en el respectivo período gravable". (El llamado es nuestro).

Por su parte, el artículo 36 del Código Sustantivo del Trabajo, preceptúa que "Son solidariamente responsables de todas las obligaciones que emanen del contrato de trabajo las sociedades de personas y sus miembros y éstos entre sí en relación con el objeto social y sólo hasta el límite de responsabilidad de cada socio, y los condueños o comuneros de una misma empresa entre sí, mientras permanezcan en indivisión." (Lo resaltado no es de texto original).

De lo expuesto, se concluye que por regla general los socios de sociedades de responsabilidad limitada, solo responden hasta el monto de sus respectivos aportes, siendo la excepción la mayor responsabilidad que asuman en virtud de cláusula estatutaria, o la responsabilidad solidaria que por ley les corresponde en materia laboral y tributaria.

Super - Sociedades: